Este invierno, ¡no te olvides de tus manos!



 Este invierno, ¡no te olvides de tus manos!


El mes de julio suele ser uno de los más fríos y crudos del año. La lluvia, el viento y las bajas temperaturas se hacen presente casi a diario. Todo esto, afecta a la piel de nuestras manos, porque son una de las zonas más expuestas a los rigores de la temporada. 


Resequedad, sensación de deshidratación y grietas, pueden ser algunas de las desagradables consecuencias que el invierno deja en las manos si olvidamos darle los cuidados apropiados. ¿Qué podemos hacer para evitarlo? Acá te contamos. 


1.- Hidrata todas las veces que sea necesario

Si al lavado constante de manos o el uso de alcohol, como medida sanitaria, le sumamos el frío propio de estos meses, vamos a tener unas manos muy deshidratadas. Por eso, te recomendamos el uso constante de cremas que permitan devolverle la hidratación a tu piel. Puedes aplicarlas dando un pequeño masaje para que el producto penetre mejor. Además, como puedes usarlas cuantas veces quieras, te recomendamos andar con una crema en tu bolso, como las que tiene SABIA con deliciosas propiedades frutales. 


2.- Utiliza guantes en el exterior y al lavar la loza

Parece obvio, pero a veces olvidamos que los guantes protegen nuestras manos del frío y de los cambios bruscos de temperatura, agentes que a la larga provocan sequedad. Además, el uso de guantes hará que mantengas mucho mejor la temperatura corporal cuando te toque salir de casa. Al lavar la loza también procura utilizar guantes, porque el agua y los detergentes que utilizas son muy agresivos para la piel de tus manos. 


3.- No laves tus manos con agua caliente

La temperatura del agua con que lavas tus manos importa, por eso te recomendamos utilizar siempre agua tibia o fría, además de utilizar el jabón adecuado para este tipo de piel. Al secarlas, evita frotarlas muy fuerte, para no dañar la epidermis. 


4.- No olvides exfoliar

Exfoliar las manos cada cierto tiempo (10 a 15 días en invierno) te ayudará a tenerlas en perfecto estado. Puedes hacer tu propio exfoliante en casa o comprar un producto para este fin. Recuerda que finalizar tu exfoliación debes aplicar una crema de manos hidratante para cerrar el tratamiento. 




Comentarios

Entradas más populares de este blog

Tipos de piel: ¿Sabes cuál es el tuyo?

ROSÁCEA Y PIEL SENSIBLE, ¿CÓMO IDENTIFICARLAS?

Skincare para principiantes: aprende a cuidar tu piel en 4 pasos